-12 GMT -11 GMT -10 GMT -9 GMT -8 GMT -7 GMT -6 GMT -5 GMT -4 GMT -3 GMT -2 GMT -1 GMT 0
GMT
+1 GMT +2 GMT +3 GMT +4 GMT +5 GMT +6 GMT +7 GMT +8 GMT +9 GMT + 10 GMT +11 GMT + 12 GMT
                                                 
                                                 

Aeropuerto Benito Juárez, Ciudad de México (México) (I)
Aeropuerto Benito Juárez, Ciudad de México (México) (II)
Aeropuerto de Cancún (México)

Aeropuerto Benito Juárez, Ciudad de México 
(México) (III)
Aeropuerto Benito Juárez, Ciudad de México (México) (IV)
Aeropuerto Monterrey (México)

Aeropuerto de Guadalajara (México)

 
Hacia el Norte
La Tierra a las 0:00 GMT. Inicio. Hacia el Este
Hacia el Sur

 

  

La hora estancada

Aeropuerto Benito Juárez, Ciudad de México (México)
18:00:00 (-6 GMT, 31.10.00)


Tenía que escapar de mi vida, pero el destino impedía que me marchara. Quería morir, alejarme, perderme de todo. Era un día como cualquiera, pero el cielo tenía un color amapola que mataba mi alma. La soledad quemaba mis huesos, me quemaba un poco más que de costumbre. Mis pensamientos estaban siendo unidos por un laberinto de recuerdos cuando el llanto de un niño hizo que me olvidara de mi presente. Caminé por el Aeropuerto de la Capital Mexicana, había gente conmocionada, no sé por qué, no me importaba. Un maletero impaciente pasó junto a mí y pegó en mi brazo. Una familia triste caminaba delante de mí, con un aire de melancolía.

Un hombre llegó corriendo a la puerta de una compañía aérea. Tenía una sonrisa enorme y pidió el primer vuelo a Zacatecas, pero el vuelo estaba cancelado. El hombre lloró, y dijo con un tono irónico "¡Hoy seré padre, necesito ir con mi esposa!" La vendedora fingió una sonrisa, pero mostraba en su cara indiferencia. El joven visitó todas las líneas aéreas, ninguna le podía ofrecer un vuelo.

Un indígena de Chiapas que estaba esperando su vuelo, lloró. Y con un grito que rompió la esperanza de la gente, comprendimos que la Guerra Santa que se libra en la selva es el reciclaje de la historia. Pero ya era tarde, el indígena era el último descendiente de un pueblo sin esperanza, aniquilado por su creencia. Chiapas había muerto y junto con Chiapas, había muerto la humanidad entera, pues los asesinatos mostraban la risa, la burla, el juego y la verdad de nuestros corazones. Chiapas había muerto, nadie pudo impedirlo, quizá el sol los había matado pues justo a esa hora iniciaba el ocaso, pero era un ocaso triste, alejado de los hombres. Las seis de la tarde en punto, habían terminado con la raza chiapaneca, con un país, con un continente, con una esperanza, con una verdad. Chiapas había muerto, pero su fe, había impactado el mundo entero. Por un instante todos los hombres vimos su rostro de llanto, vimos su cara quemada por el sol, su piel ruda, pero la indiferencia nos separó de él por la eternidad y sólo nos olvidamos de él.

Me alejé de todos, salí del mundo, pero ¿Sólo yo me alejé de todo?

 

José Andrade Laurent

mapa · autores · creditos · ariadna rc

··· cerrar ventana ···