Cómicos Comerciantes Diletantes
Militares
Espiritualistas
Proletarios
Administración
Técnicos
Músico Rapsoda Música Guitarrista Funambulista Acróbata Prostituta Marchante Cortesana Bodeguera Iconoclasta Vagabundo Roca Pintora Perro Mendigo Escultor Diletante Conspirador Asesino Soldado Policía Policía Gurdián del aljibe Guerrero Alguacil Párroco Inquisidora Agua Facilitador de sueños Curandera Ángel Barquero Vaciador Talabartero Llenador de barriles Ama de casa Barquero Bibliotecario Contable Juez Oidor de aguas Registrador de aguas Ingeniero Vascular Guía Turística Geógrafa Fotógrafa Fontanero Farmacéutica Farmacéutica Deatascador Deatascador Clepsidrero Cirujano Bombero Anestesista Músico Rapsoda Música Guitarrista Funambulista Acróbata Prostituta Marchante Cortesana Bodeguera Iconoclasta Vagabundo Roca Pintora Perro Mendigo Escultor Diletante Conspirador Asesino Soldado Policía Policía Gurdián del aljibe Guerrero Alguacil Párroco Inquisidora Facilitador de sueños Curandera Ángel Vaciador Talabartero Llenador de barriles Ama de casa Barquero Bibliotecario Contable Juez Oidor de aguas Registrador de aguas Ingeniero Vascular Guía Turística Geógrafa Fotógrafa Fontanero Farmacéutica Farmacéutica Deatascador Deatascador Clepsidrero Cirujano Bombero Anestesista
Militares en Armilla     alguacil · guardián del aljibe · guerrero · policía I · policía II · soldado

 

el relato del policía

 

EL PAÍS DEL AGUA

 

 

Desde que comienza el ritual diario de embellecer la ciudad y se escucha la respiración del agua en los surtidores, los policías se hermanan en la tarea de velar por el buen funcionamiento de las tuberías y los desagües, procurando no molestar el despertar infinito de las mujeres, que en el primer baño de la mañana despliegan sus encantos adormecidos, untándose con afeites, sales y sustancias aromáticas de todo tipo, sus hermosas pieles blancas. En el trabajo diario de pulimentar, de desatascar para que el agua salga pura, los policías, al igual que el resto de ciudadanos, ejercitan una extraña nostalgia que al final del día se transformará en fiesta, cuando el dulce fluir de las cascadas adormezca suavemente los sentidos y el murmullo de la naturaleza tonifique los músculos, cayendo todos rendidos en el regazo de las princesas del agua.

Desde la pequeña loma sobre la que se asienta la canalización siete, se tiene la mejor vista de la ciudad, justo cuando el sol da de lleno al medio día y se refracta la luz en el agua, proyectándose un carnaval de rayos multicolor que rebota en los espejos que cada mujer lleva siempre consigo. Y es que a esa hora las ninfas alcanzan su máximo esplendor, aprovechando entonces para realizar la liturgia de la purificación. La sugerente cadena de lavarse y peinarse las unas a las otras hipnotiza a los ciudadanos hasta el punto de que la ciudad se paraliza en torno a la fuente principal, temiendo entonces la policía que se produzcan desmayos por nostalgia desmedida.

No es la primera vez, sin embargo, que alguno de nosotros hemos tenido que coger agua con el vaso reanimador, que llevamos colgados al cinto, y dar de beber a un sujeto que sufre un vahído de nostalgia. Lo curioso, es que a partir de ese instante, cuando ellas muestran la alegría con sus gestos despreocupados y sensibles, bendiciendo el agua como último paso de la liturgia, el pulso de la ciudad se relaja y los policías apenas tenemos trabajo. Ahora el deseo de que llegue la noche y pase el día lo más rápidamente, se apodera del pulso de la ciudad. Los quehaceres son un mero trámite a la espera del baño nocturno que finalizará el día. Todos como autómatas relegamos a la memoria para que trabaje lo justo, sin atrevernos a poner en duda los milagros del agua, abandonando la culpabilidad a las mazmorras del olvido.

Por eso, antes de que baje el sol y busque a mi musa definitivamente, prefiero pasarme por la taberna de Domingo nada más quitarme el uniforme y así llegar sobrio de nostalgia.

 

 

Jorge Galerón Rodríguez es policía en Armilla

 

 

Ir arriba
técnicos comerciantes cómicos diletantes espiritualistas militares proletarios Administradores
Ir arriba