CONCURSO :: MpA 1997-1999 :: APENAS RECORDAMOS:: LA ESPERA :: CUADERNO DE VIAJES :: BRIAN ENO

INDICE   MUSICA PARA AEROPUERTOS

 

 

II Concurso literario ARIADNA de poesía y relato "Música para Aeropuertos ".

 

Reunido, el día 9 de enero de 2000, el Jurado del II Concurso Ariadna de Relato y Poesía, ha otorgado los siguientes premios:

PREMIO DE RELATO DEL 
II CONCURSO ARIADNA A LOS SIGUIENTES TRABAJOS
:

Jaime Alejandre  [Sin título] (España)
Carlos Sánchez  [Postal] (Argentina)

PREMIO DE POESIA DEL 
II CONCURSO ARIADNA AL 
SIGUIENTE TRABAJO
:

David Foronda  [Sin título] (España)

El jurado ha tenido a bien otorgar una mención especial a los trabajos de Vicente Rosales Cuny [Tres años luz] en categoría de Relato y Angel Maldonado Acevedo [Vuelo 422] en categoría de poesía.

 

El Jurado que ha concedido dichos premios estaba formado por los integrantes de la Revista Poeta de Cabra y Ariadna Revista Cultural:

Sonia García Rincón
Pedro Díaz del Castillo
Juan Manuel Navas
Rafael P. Castells
Álvaro Muñoz Robledano
Jesús Urceloy
y
Antonio Polo González

Se han presentado 26 trabajos al II Concurso Ariadna de Poesía y Relato (13 a la modalidad de Relato y 13 a la de Poesía). Han participado escritores de 11 países (España, Argentina, Ecuador, Venezuela, Noruega, Uruguay, Puerto Rico, Cuba, Chile, Guatemala y República Dominicana), repartidos de la siguiente manera: 

España: 11; Puerto Rico: 1; Argentina: 5; Cuba: 1; Chile: 1; Guatemala: 1; Rep. Dominicana: 1; Ecuador: 1; Venezuela: 1; Noruega: 1; Uruguay: 1; Desconocido: 1.

 

ARIADNA,  reconoce no comprender el significado de la palabra viaje, o, al menos, no comprenderlo con exactitud. Ella misma ha experimentado la espera en aeropuertos y estaciones, las habitaciones de hotel y en los cuartos de pensión, las tardes en ciudades lejanas y las noches en carretera, el agotamiento y la euforia de la llegada, el ansia y la desgana del regreso. Ha respondido con sonrisas de gratitud al ofrecimiento de comidas que jamás hubieran imaginado ingerir, y no ha dudado en apurar bebidas cuyo color no puede determinar. Ha leído el poema de Kavafis, y todos los poemas de todos los Kavafis empeñados en llegar a Oriente o en toparse con el fin del Mar, y podría discutir con el mismísimo Borges si es más hermosa la luna de Bengala o la de Valencia. Pero reconoce que no siempre lo otro es ajeno, que los idiomas son más y más semejantes, pero son sus propias palabras, las de todos los días, las que se abren como abismos, y que hay más olvido entre dos estaciones de metro que entre las dos orillas de un océano. ARIADNA, es dada a recordar fragmentos de lo que escuchó y lo que vió, sin poder determinar dónde ni cuando, pero siente, así al menos lo declara, que tales recuerdos se agitan e impregnan cuanto a su alrededor hay, las esquinas y los escaparates, la mesa en la que se sienta a discutir o el callejón al que teme de modo irracional, y que una conversación que no debiera haber escuchado le impulsa a buscar un rostro que ya tenía por imposible. ARIADNA, se pregunta, en fin, si viajar no será abrir, o cerrar, los ojos; alzar, o bajar, la mirada; buscar o perder. Por todo lo cual decide que la interpretación de esta segunda base bien pueda ser una pregunta cuyos términos no le corresponda a ella fijar.

 

VOLVER A INDICE MUSICA PARA AEROPUERTOS 

    seis   invierno  uno

PORTADA :: EL HILO :: MÚSICA PARA AEROPUERTOS : EL LABERINTO