índice XX aniversario

Cruzando un Mundo para Hacer el Amor Contigo

por Sergio A. Ortiz

 


Cruzando un Mundo para Hacer el Amor Contigo



Nuestros cuerpos chocan
― la fuerza, la flor abierta por la fuerza,
y la primavera virtual traída por la flor ―
nada más que esto, y en esto nos equivocamos
al reanudar la vida. En la mitad del planeta,
cosas están sucediendo: Volcanes estallan,
ríos se secan, presos políticos y trabajadores
desplazados son abandonados,
venados y grullas coronadas de rojo reciben disparos.
Cruzo la lluvia de balas para dormir contigo.
Compacto muchas noches en una mañana para dormir contigo.
Corro a través de muchos de mí y muchos de mí
funcionan como uno para dormir con contigo.
Por supuesto que puedo equivocarme por las mariposas
y confundir la equivocación con la primavera.
Pero todos estas son razones absolutas
por las que paso una noche contigo.

 

 

No me Perdono 



Soy río que reconoce
el domicilio 
de sus mañanas siguientes,
incluso en la noche
más oscura.
Cuánto polvo necesitas
para cubrir mi titilante amor?
Muerdo tu nombre
hasta sangrar.
Pero, aun así,
no logro romper
tu sello oscuro.
Sólo las partes fáciles
me harían quedarme:
la canna, la mariposa negra,
y el reflejo en el agua
de veinte años de tu piel.
Al final, no me puedo perdonar
el mantenerte tan intacto.

 

 

Aves Marinas



A veces el mar se desplaza
hacia la tierra doblado como una gaviota.
A veces la tierra se desliza hacia la mar escondida
en un barco. El mar y la tierra se ahondan
a través de la lluvia y el relámpago.
En las nubes las gaviotas miden las cosas.
En las olas las embarcaciones miden también.

Cuando hay silencio y tranquilidad 
el mar se detiene en las yemas de tus dedos
y luego vuela como una taza de agua vertida.
Pero sigue buscando cuando te empiezas a preocupar
por, incluso ligeramente, asuntos mundanos.

Las gaviotas recogen sus alas,
los barcos reúnen sus velas.
Con el subir y caer de las mareas,
el pelo gris del hombre noble se alarga
y el espejo de su belleza adelgaza

mientras muchedumbres de monjes
vestidos de blanco corren hacia la madrugada
y multitudes de las ballenas perdidas
se apresuran a la puesta del sol.

 

 

Lejanía



Y el mundo giró
en desacuerdo
con su sangre.
El viento apago
la cordura
y hoy nadamos
en contra
de la corriente.
Tiempo y espacio,
chozas de madera,
volaron con rumbo
desconocido y el amor
se acostó
sobre la imagen
de una luna
cansada de amores
infieles. 

 

 

El Significado de Nada



Había una cierta tristeza
en todo lo pronunciado,
musgo gris y violencia
lo llenaban todo
—una tristeza musical
que no se podía entender
seguía flotando a mí alrededor,
envejecimiento puro y perfecto
golpeando mi ineludible presencia,
adueñamiento eterno.

Era una advertencia,
como las promesas descubiertas
en las oraciones
que empiezan con "debió haber sido."
Pero igual que en todas las cosas 
que debieron haber sido,
no existe nunca una oferta
de revelación ó significado.

 

 

Hasta El Silencio

 

Se desvistió
la noche
su cuerpo quedó
al descubierto
dejo de llorar
y llamar
al sendero
perdido
se fue a rescatar
lo poco que quedó
de su orgullo,
los puertos,
el espacio aéreo,
corazones subyugados,
el puño combativo
sin saber que el yugo
pesado doblegó
hasta el silencio

 

 

Mudanzas y Cambios

 

Me he querido mudar lejos
del huracán de la incompetencia
y los viejos ladrones de Wall Street
creciendo a orillas del Atlántico.

He querido irme
de todo lo que se repite
interminablemente
en esta isla al descubierto.

No sirven los fantasmas de papel
que contamina las conciencias
con vapores inútiles y truenos
que no asustan a nadie.

Me he querido ir
pero temo no haber vivido
el mismo dolor de mi terruño
cubierto de tantas mentiras
absurdas.

 


© Sergio A. Ortiz

 78ariadna