índice XX aniversario

La Fe/De dioses y de sueños

por Raúl Ortega Alfonso

 

La Fe

Cuando era como un tren de carga sobre los rieles del torrente sangu íneo, un aleteo insomne; discreta como una vieja chismosa detrás de la ventana, o calzaba pantuflas para caminar por el corazón de la gente, no niego que la fe sirviera para algo.

Ahora sale en la tele, en un reality show donde hay que defecar y revolver con un palito, para que el rival adivine los ingredientes de la última cena.

La fe, un asco, en fin: una figura pública.

 

De dioses y de sueños

El hombre necesita 
dentro del trozo de pan que desayuna diariamente /
colocar una lasca de su dios preferido /
para ocultar su mezquindad /
sus miedos /
para creer que alguna vez rozará la nobleza/
Hasta ahí podríamos justificar esa obsesión /
porque un hombre sin dios es un sillón de ruedas que florece en los jardines de un hospicio/
La aberración nos llega /
cuando es el hombre mismo el que se cree Dios /
Su cinismo averigua cómo es la vestimenta que utilizan los dioses /
Se disfraza /
Y empieza a repartirle caramelos a todos los demás /
 a quienes (por decreto) ya considera siervos/
Si aun así no somos nada /
sin sueños seríamos la nada/
Y este impostor de dios /
 inteligentemente /
casi siempre inaugura su academia de sueños/
Pocos se han dado cuenta que quien regala un sueño /
se siente con todos los derechos de pisotearte la cabeza/


De “Sin grasa y con arena"

 


© Raúl Ortega Alfonso 2017

 78ariadna