índice XX aniversario

Cáscaras de mar y desagravio

por Patricia Luque Pavón

 

guardo escondida una esperanza humilde 
que es toda la fortuna de mi corazón

Alfredo Le Pera

 

Fiel al pacto, humedecí las huellas,
barrí las playas, sus juegos líquidos,
las caracolas que olvidaron
el plural de los nombres, el aire sin patria
donde fuimos huéspedes.

Me hice imperativo,
océano con canon, gaviota
de sepulcro. No heredé
ni un sol para el recuerdo.

No volví a estirar la arruga
de los barcos anclados al margen del cansancio
ni amarré la prisa a los mástiles del viento
ni rompí el amor
contra el malecón del hábito.

Pese a todo, llegaron los domingos
y la sal oxidó
los cerrojos de los muelles.

Veinte años
de bocas a la espera, veinte labios
de espuma y oleajes
y un tango inmóvil que apasiona
la mala educación de los veranos.




© Patricia Luque Pavón

 78ariadna