índice XX aniversario

Poema del corresponsal a Cronos

por Alejandra Coca

 


El problema de vos, y todo lo que conllevas,
es tu figura etérea:
me obligas a que llegue a ésta instancia
a hablarte de vos a vos para entenderte.
Aunque siga sin entender nada.
Te llevo corriendo varios años
y últimamente he decidido ceder,
hasta escapar diría.
Te buscaba en cada esquina de mi piel,
mis poros, mis dientes, mis huesos,
y ahora intento huirte, ignorarte,
descartarte de mi realidad,
y qué difícil se me hace.
Que cada vez lo tengo todo menos claro;
y es que te miento Cronos, te miento,
si ahora mismo quiero hablarte y pedir que te detengas,
que entre mis capacidades, no entra el vivir.
Que me doy la cabeza contra la pared
pero es que no entiendo lo que es la estabilidad,
que para mi, la vida es un festejo, y qué sentido tiene si no hay nada que festejar.
Le hablo a mi churri por las noches y no comprende
que estoy al frente día a día,
que las manos me tiemblan y la cámara
ya no me aguanta el panorama;
que hay críos muertos a mi alrededor,
y los redactores pidiéndome la historia al otro lado de la frontera.
Dice que me engaño si quiero hacer un cambio.
Aprendí, debo reconocerte, que “veinte años no son nada”,
que aún quedan historias por contar,
aún restan trabajos por hacer,
quizás un niño al que salvar.
Te acepto, que con los años me he vuelto más maduro,
siento las canas, las arrugas, los dolores, las pastillas,
pero aprecio con mayor intensidad las risas,
los abrazos, los recuerdos.
Inmortalizo con cautela aquellos hombres en trajes verdes camuflados,
aquellos niños con sus ombligos destapados;
a diferencia de en mis años de inexperiencia,
donde todo era veloz y me consumía la ferocidad.
Quizás, exagero, y no sea todo tan malo.


 


© Alejandra Coca


 78ariadna