índice del número

 

 

Nuevos poemas
porMaribel Félix Medina


VI.

Después de haber leído sobre la inútil, trágica y absurda Guerra civil española, concretamente cuando estaban hablando de los bandos y yo me he dicho “yo estoy al lado del hombre”

 

Del lado del hombre,
del lado del niño,
del lado de la vida
que me acoge con cariño.
Sin miedo, a voces,
a gritos si es preciso,
sabiendo bien lo que hago,
sabiendo bien lo que digo.
Ésta es la vida que amo,
lluvia, brisa, pluma, viento
y dejar correr por mi sangre
mis palabras y mi aliento.
17 de octubre del 2020.

 

VII.
Mi corazón pertenece al mundo

Eran mi refugio,
mi amanecer escondido dentro de mi piel,
vivía en ellos sin saberlo,
y mi amor me estallaba
en un paraje desierto de mis adentros;
pero a ellos no les llegaba
ni mi corazón encendido,
ni mi alma dolorida,
ni la inquietante raíz de mis pensamientos.
Se quedó fuera mi amor,
solo frente a la vida
y cerca de la gente que encendieron mi lámpara
para ver lo que escondían
para ver lo que sangraban
las palabras de mi herida.
Se quedó fuera mi amor,
arañando los rincones
del dolor,
atrapado en el éxtasis
de un nombre,
y pidiendo a gritos
existir.
27 de octubre del 2020.
 

 

VIII.

En soledad mientras vivo,
en soledad cuando duermo,
soledad en el aire que respiro,
soledad lo que late aquí dentro;
acaso vivo en mi soledad
y tan sólo soledad recuerdo
a un lado y a otro del camino,
orillas que abrazan mi cuerpo.

La luna me ilumina
y abre camino a mis silencios,
mis gritos, mis abrazos,
mis ansias, mis tormentos,
y de la soledad del mundo,
rizados, mugrientos, sus ecos,
se me alojan en el alma
y se revuelven, hastiados y enfermos.
Los enjambres de la vida
me revolotean por dentro,
soledades que acampan
y me mojan
el alma, la vida, los sesos…
y la vida que se perdió
en el ocaso del tiempo.

Esta soledad se me queda
y, robustos, o débiles mis huesos,
los va cubriendo despacio,
deprisa, corriendo.
Y ya mis llamas son otras,
ya mis risas y mis duelos,
con la soledad se mojan
las láminas de mis sueños
que me transforman en otra,
en la que acaso fui,
en la que ahora quiero.
¡Ay soledad,
es cierto que me invades,
es cierto, bien cierto,
amiga que me acompañas
como una estrella mojada
que grita su luz al viento.

 

8 de diciembre del 2020.

 

 

 

 

© Maribel Félix Medina es una poeta y escritora nacida en Seseña Nuevo (Toledo) aunque reside en Yepes. Es autora de tres poemarios Segundas Galerías, Heredarás, heredarás y El abrazo de la tierra, y con La Biblioteca de Constia son tres los libros de Literatura infantil que lleva publicados hasta la fecha, junto a Nieve y Cuando los niños cuentan. Ha sido finalista y ganadora en concursos nacionales e internacionales, tanto con su poesía como con sus cuentos. Ha publicado en importantes antologías literarias y en revistas online. Cuenta con un gran número de seguidores en sus redes sociales y son múltiples las visitas a sus artículos y publicaciones. Conferenciante y articulista en los principales medios de su provincia, ha sido galardonada en los concursos Villa de Madrid, Siempre Poesía, (en dos ediciones), antologada por la editorial Verbum. A destacar también las reseñas que han hecho de su obra importantes poetas y escritores,  como Jacobo Rauskin, Premio Nacional de poesía, Fernando Martínez Gil, escritor e historiador, Luis Soliss, poeta y crítico literario, autor del prólogo en su libro El abrazo de la tierra.

96ariadna