índice del número

 

 

Tres poemas
porGustavo M. Galliano


Seducción, labios y mar

Localicé el ocaso del día
en mí,
creyendo ver tu sonrisa
en la bruma,
evolución del silencio
en frescura,
cual tesis desleal
de mis sentidos.
Perduras, el olvido
aún no erosiona,
te sumerges y emerges
en las aguas,
cristalinas aguas de voluptuoso oleaje,
donde Poseidón no reina,
sólo mi mente.
¿Fue la seducción
mi soledad?
no, creerías que profané
la necedad,
fueron tus labios
con reminiscencia a Mar,
néctar divino que incendió
a mi alma.
Lapso, detente
impertinencia burda,
monólogo destructivo
de mi ser,                                                                                  
agitarás el recuerdo
hasta agotar la luz,
al resucitar tus labios
estos versos.
Contemplé el respirar
de la noche en mí,
creyendo ver tus ojos
en la penumbra,
cristalizó el resplandor
de la tiniebla,
ofrenda mortal,
en la Bahía del Adiós. -

 

Pulsaciones

Perlas nacaradas de sal
corrompen tus encías con sonrisas,
bebiendo el peregrino sudor de mirra,
la flema del ajenjo, ángel desértico.

Letras circulando arterias
en el corazón vertiginoso del alma,
cual biblioteca humana transmigrada
bifurcándose por venas y vectores.

Manos vacías de tímidas caricias,
brazos exiliándose de abrazos,
vano será cada latido entonces
si esos ojos se hacinan en sus cuencas.

Músculos amnésicos de tensiones,
tendones distendidos, holgazanes,
fortaleza erigida en ruina ardiente,
Infierno de la otrora joven Muralla.

Destellos implosivos, disonantes,
música del alma amarrando ensueños,
desesperados tulipanes sofocando puentes
y ante el menor desliz truenan Tocata y Fuga.

Cartas de amor jamás escritas,
rostros desfibrilando memorias,
cartílagos de pasión deshilachados,
derrotero del olvido perpetuo y marmóreo.

Letras, caricias y abrazos,
pasión y sensualidad anquilosadas,
braman las perlas rumbo al averno sensitivo,
pulsaciones aceleran el beso,
in aeternum, a tu cuello.-

 

Susurros de la noche

El aura de la noche
gime en avalanchas,
serpenteante, candorosa,
transpirando color.
Montada sobre nubes
tus brazos, cual férreas aspas,
emprenden cabalgatas, eternas,
por sobre el éxtasis del amor.
Remolinos de seda,
entrelazados al gozo,
mientras espasmos fragorosos
beben aguardiente del crear.-

 

 

 

 

© Gustavo Marcelo Galliano. Nacido en Gödeken, Santa Fe, República Argentina. Escritor, poeta, gestor cultural, Jurado Internacional. Docente Universitario de la Facultad de Derecho de la UNR, en Historia Constitucional Argentina. Miembro del CICSO (Centro de investigaciones en Ciencias Sociales). Reside en Rosario, Santa Fe, República Argentina. Se ha desempeñado como Corresponsal Especial en diversas revistas internacionales de Arte y Literatura. Integra la Red de Escritores en Español (REMES), Poetas de Mundo, Unión Hispano Mundial de Escritores (UHE), la Fundación César Égido Serrano, Naciones Unidas de las Letras (Ave Viajera y Proyecto Mundial Semillas de Juventud), entre otras. Ha obtenido distinciones y premios en certámenes y concursos internacionales de cuentos, narrativa, micro relato y poesía. Publicó libros y participo de Antologías. Ha sido designado como Embajador de la Palabra y la Paz por diversas instituciones: WWPO (USA), Círculo de Embajadores Universales de la Paz (Francia / Suiza), etc.).

95ariadna