LA P R O S A


 

Duro y a la cabeza
por Rubén Rojas


A Luis Donaldo C.

En la escuela se puso la bandera a media asta. Mi novia dice que eso lo único que demuestra es que la Universidad es un aparato ideológico del Estado; que si no fuera mujer ya hubiese colgado de las bolas al Director por permitirlo. Yo le digo que aunque fuera hombre no lo podría hacer, porque si el Director tuviera, no lo hubiera permitido.

El Presidente opina que hoy debe ser un día de duelo nacional. Ni ella ni yo entendemos por qué tendremos que colgarnos un moño negro en la camisa o andar pintando letras absurdas en los aparadores de los negocios, sobre todo, porque ni lo conocimos ni hizo nada por nosotros. Será que todo es negocio.

También recordamos que toda nalga tiene su precio. Me preguntó que cuál sería el de una nalga intelectual y yo metí las manos en mi tómbola de respuestas, o sea, en la cabeza. Busqué entre las cien respuestas que siempre suelo encontrar para preguntas como ésas, más cuando por fin saqué las manos de la tómbola-cabeza para leer la magnífica respuesta que habría de dar, sólo vi mis manos, y aunque las cerré pronto para que ella no se diera cuenta fue algo tal claro que tuve que escucharla decir: Esto no me hace feliz.

Esa es la forma en que ella dice que no comprende o que no la satisface algo. No sé, pero empiezo a pensar que está vez fue por ambas cosas.



Si esto se convierte en certeza, aunque me pase mil horas con las manos en la cabeza o aunque intente cien respuestas, está vez sólo hallaré tres soluciones:

a) No somos buenos patriotas.
b) No sabemos nada de nada.
c) El Fondo de Cultura está por publicar una colección que como siempre, será la crema y nata intelectual.


La verdad es que últimamente le he estado metiendo las manos a la cabeza pero nada aparece . Estoy comenzando a sospechar que eso de las cien respuestas no es más que un espejismo. Otro más. Presiento que ella pasará un buen rato diciendo :Esto no me hace feliz, y yo con las manos bien metidas en la cabeza.

En la tarde nos encontramos a Esperanza. Nos dijo que alguien estuvo escribiendo algo nuevo sobre las letras absurdas. Nos asomamos por la ventana y entonces pudimos ver que algunos aparadores decían que la violencia sí puede ser el camino hacia la Democracia. Esperanza dice que a lo mejor ( mi novia piensa que en todo caso será a lo peor ) tienen razón. Que después de todo la Revolución lo fue.

Con todo, sólo una cosa es segura: La mierda no retoña, pero cómo apesta.

 

Rubén Rojas. Es egresado de la Licenciatura en Letras Españolas por la U.A.N.L. ubicada en Monterrey, N.L. México, actualmente trabaja como maestro de literatura a nivel bachillerato. En 1994 obtuvo, por el cuento INSANIA el segundo lugar en el Primer Concurso de Cuento de la Facultad de Filosofía y Letras. U.A.N.L.

portada


a r i a d na