VERSOS

 

Nómada

Rafael Pérez Castells

para Pablo Pérez



Avanzo por la cresta de una duna
me dirijo hacia un triángulo de estrellas,
al fondo de un desierto desolado.
Acunando en el paso del camello
la certeza de un valle protegido,
recreo las escenas más antiguas
sin sentir la más mínima añoranza,
sin querer olvidar ningún momento.


Porque ahora estoy al lado de los nómadas
que cruzan lentamente las arenas,
alegres porque el viento es su aliado,
y elimina al instante las señales.
Buscamos la frescura de los sueños
donde aplacar la sed de muchos días,
un manantial, un pozo en un oasis
rodeado de palmeras y de adelfas.


Salí ya hace dos lunas de Medina,
siguiendo una llamada o un impulso.
Lavé mis pies con leche y a mis manos
di refugio en los muslos de una novia,
pedí a las ancianas que ululasen
igual que si un gran príncipe marchara,
y comí cinco dátiles maduros
que cinco manos blancas me ofrecieron.
Me escondí en el jardín de las mujeres
con mi más dulce amigo entre la fronda,
y le hablé de la voz, hace dos lunas,
dos lunas que crecían con mis pasos.

Al salir aún quedaban los recuerdos,
pero antes de que el día terminara
cada ofrenda inventada aquella noche,
cada una de las hojas, cada rayo,
las cinco manos blancas y el amigo
dejaron un lugar para la arena.

Ahora sigo un camino imaginario
por calles con el nombre de un recuerdo,
reclutándome en todas las esquinas,
para el único viaje imprescindible.

 

© Rafael Pérez Castells

 

Rafael Pérez Castells (Madrid, España, 1955). Ha publicado “La Torre
Dinamitada” en 1997. Premio SIAL 1999 con su segundo poemario "Diccionario de días"

 

portada


a r i a d na