índice del número

ariadna-rc.com    el año sin primavera

 

Salmo 43

 

@hekam.ekin

 

El mazo. El mazo. Viene dando  el mazo.

las mujeres y los niños primero
los sacerdotes después
a mazazos
que pongan ya las manos sobre la piedra
que pongan las mujeres su corazón de piedra
que nos abran en ronda de cuchillos
que nos sieguen los idiotas y los cafres
y la fiel y fermentada sociedad de consumo

El mazo, ¡venga ya el mazo!

No os echéis para atrás solo es dolor
es solo una cantiga sobre el centeno
es el rebuzno que se oculta detrás de las mascarillas
el rebuzno de las familias domingueras
el viento trasero de las casas vacacionales

Ahí están amigos: ¡venga el mazo!

El mazo fuerte y vigoroso
las manos del verdugo bien engrasadas
eh muchacho pon mejor esa cabeza
a ver si tus sesos
llegan hasta los palcos de los vencedores
esa pierna muchacha
que la humedad presida el ansia y el conocimiento
y el gozo del nuevo orden salga como siempre de las urnas precocinadas

Eso es
a cantar todos
a coser a bocados el mapa de las islas griegas
mientras el mazo llega
y nos alienta bajo el calor amable de los supermerxcados vacíos

Todos a uno salid a las ventanas

El mazo El mazo El mazo

que nos oigamos todos

que nos oigamos todos

que nos oigamos todos sin diferencias

que todos sepan
quién maneja el ástil y quién las porras
quién conduce a las bestias con el cayado o con el cuchillo
quién degüella de un solo corte al gran macho
que dará alimento a la horda
y quién da muerte a puñaladas para el orgasmo insano de sus músculos

A las ventanas todos

el mazo el mazo de los oprimidos
de todos los que vamos a morir con el mazo en los libros de vuestra Historia.

 

© Jesús Urceloy, marzo de 2020.

© Ilustración Miguel Díaz (@hekam.ekin)

atrasatras  —  adelanteadelante

 

87ariadna