índice del número

 

 

Pensamiento N.º 8
porSilvia Mago

 


Nunca me gustaron las flores.
Mi madre intentaba recoger mi pelo con ellas,
vestirme con estampados
para llevar siempre la primavera encima.

Un día alguien me dejó sentada en una fuente
y al regresar me regaló una rosa.
La cuidé con mucho esmero,
la amé hasta que me dejó su aroma como recuerdo.
Ahora sé por qué nunca me gustaron las flores:
me recuerdan que con el amor no basta.
Que en realidad es el amor por poseerlas lo que las mata.

 

 

 

 

© Silvia Mago. Silvia Madera Gómez. Puerto Reral (Cádiz) Tengo 21 años y desde hace más de lo que recuerdo, la poesía y el arte en general, envuelven mi vida como un abrazo. Hace unos meses salió al mundo mi primer poemario: "El espejo donde nadie se refleja" bajo el sello editorial de Ediciones en Huida, una editorial tradicional de Sevilla.

86ariadna