í n d i c e  d e l  n ú m e r o

 

Al final de los brazos abandoné todas las ciudades
Juan Manuel Navas
Pedro Díaz Del Castillo


Prólogo de David Foronda
Ars Poetica-Los Libros de Ariadna, Oviedo-Madrid, 2019


por Álvaro Muñoz Robledano

Al final de los brazos


Un libro como éste tenía que suceder tarde o temprano. No era juicioso que dos buceadores de lo oscuro como Juanma Navas y Pedro Díaz Del Castillo no se encontraran para ejecutar en contrapunto la ceremonia del desenmascaramiento.

Los fantasmas de Pedro Díaz Del Castillo están poblados por ciudades, atravesados por ciudades que se retuercen a causa del clima desquiciado que genera la memoria, ese algoritmo que consigue que el aleteo de una mariposa en Hong-Kong provoque una página en blanco en el catálogo de la biblioteca. En sus tormentas de arena inacabable, también en sus fachadas sin más ventanas que ideogramas o en las aceras de las que ascienden rizomas, están presentes la asunción y la crítica de la tecnología que le ha permitido llevar a cabo sus imágenes intervenidas, la misma tecnología que acumula pasado en las pantallas de los ordenadores, en las salas de tránsito de los aeropuertos, en las sedes de las corporaciones.

O en los puestos de comida callejera, los barcos que pescan sin alejarse de la costa o los parados que deambulan sin terminar de recorrer la página.

Los fantasmas de Juanma Navas son los de la cultura dominante, que no es capaz de asumir la brutalidad intrínseca a los afectos. Una cultura que pergeña discursos en los que están prohibidas las palabras “supervivencia”, “ira”, “familia” y otras muchas, casi tantas como nombres propios esquiva a cada momento para respirar aliviada cuando termina el día sin reconocer. Una cultura dominante a costa de lo corporal, del instinto de extravío y de la lectura del mundo como exceso. A ella ha opuesto Navas siempre una cultura que desemboca en lo instintivo, en lo anterior a la construcción histórica; una cultura que se acerca a la tragedia para asaltarla, no para respirarla.

Tarde o temprano tenían que encontrarse en la misma página. Quizás han querido mostrar un atractor extraño, o la gráfica del desamor y la rabia de la vieja economía.

No lo sé.

Me limito a dejar noticia de un paisaje hipnótico y sublevado.

 

© A.M.R.

 

©Alvaro Muñoz Robledano Nació en Madrid en 1965. Se licenció en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado los libros: “Fotografías junto al pecio” (Málaga 1991), “Hoteles” (Madrid 1996), “Cuartel de Invierno” (Madrid 2000), "Salvoconductos" (2006) ganador del III Premio Café MOn. Colaborador de ariadna-rc desde sus comienzos donde ha publicado su "Breve historia de la lucha de clases" (2003) y "Notas para un tratado de botánica de la oscuridad" (2007) junto a Pedro Díaz Del Castillo.

84ariadna