í n d i c e  d e l  n ú m e r o

 

Horizonte de sucesos
David Torres

Prólogo de Jesús Urceloy
Oviedo, Ars Poetica, 2019


por Álvaro Muñoz Robledano

Horizonte de sucesos

 

Aquí está el poema que se oculta en la brutalidad, como una dimensión transversal, inaccesible a pesar de formar parte del espacio; también el poema que se oculta en el desengaño, y el poema que surge tanto de la perplejidad propia como de la estupidez ajena, de la imposibilidad de entender y de la imposibilidad de no sentir.

Pero, sobre todo, están los poemas que yacen al fondo de cada relato, de cada noticia, de cada recuerdo.

David Torres los ha desenterrado y los ha activado, no para exhibirlos, sino para enfrentarlos al magma del presente y enfrentarse a la pregunta que, tarde o temprano, se hace todo aquel que escribe (sólo escribir, sin complemento directo, como quería Barthes. Esa es la tarea): por qué las palabras.

Para qué lo tenemos claro. Pero la pulsión de la transcripción continúa resultando perturbadora. Al escribir montamos un objeto al que atribuimos un orden ficticio, una capacidad de categorización discutible cuando menos. El escritor no puede deshacerse del caos que impera en su texto. A pesar de cuantas mediaciones ejecute, los márgenes de la hoja arrastran hacia ellos (sí, como un agujero negro) las convenciones en las que los participantes de la ceremonia creen estar cómodos.

El poema surge en ese momento. Las palabras se afrontan su consciencia. Son ellas las que distinguen y delimitan el ámbito del relato, ese ámbito en el que se juegan su pervivencia. Necesitan la desnudez para comprenderse; también para comprender.

Desnudo entre palabras desnudas, David Torres, uno de los más valientes, se dirige en este libro a sus demonios, que son, dolorosamente, los nuestros, para reconocerlos como inevitables, parte del tejido conjuntivo que nos sostiene en pie. Lejos de los ensalmos del tiempo, de los personajes, de las tramas, Horizonte de sucesos choca con la historia, con el presente, con la utopía rota, con los días que suceden al fin de la pasión, con la obstinación de los secretos… David huye tan sólo de la retórica que tantos confunden con la poesía. Cada verso, cada cláusula extraña y decididamente rítmica, tiene la contundencia del golpe perfectamente serio, la cercanía de la soledad que tantos compartimos, el asombro del descubrimiento científico. Todo el libro muestra la duda como una forma de acción; el “fin de las historias escribibles” como el inicio del presente.

Ahí está el poeta David Torres, empeñado en no serlo, aunque lo es.

© A.M.R.

 

©Alvaro Muñoz Robledano Nació en Madrid en 1965. Se licenció en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado los libros: “Fotografías junto al pecio” (Málaga 1991), “Hoteles” (Madrid 1996), “Cuartel de Invierno” (Madrid 2000), "Salvoconductos" (2006) ganador del III Premio Café MOn. Colaborador de ariadna-rc desde sus comienzos donde ha publicado su "Breve historia de la lucha de clases" (2003) y "Notas para un tratado de botánica de la oscuridad" (2007) junto a Pedro Díaz Del Castillo.

84ariadna