índice del número

 

 

Concierto/Tu poesía no/Oración 1
porMarcos Iván Ramos Espejel

 

Concierto

Dormiría
pero en tu alfombra tu voz ronda
de
tus labios abiertos
como reinos en guerra
de
tu cabello infinito
historia del renacimiento
de
la soledad de tu ombligo
luna de submarino desierto
de
tus muslos, los sagrados muslos
derramando tiempo
tiempo
t……….m……….p
t…..t…..t……t…..t
de
tu hendidura, caverna rupestre
de
todos tus trinos
tropel de ángeles tuertos
de
d
ddddddDormiría
pero eres concierto
a las 2….3….4,5,6 am
despertando mi cuerpo.

 

Tu poesía no

“Georgia: ¿Por qué no nos invitas a cenar alguna vez?
Charlot: ¡OH! ¡Si señora!”
La quimera de oro, Charles Chaplin.

Saca provecho de tus 4 años de universidad
de tu lista de métodos para ordenar almas y hormigas
de tu vocabulario académico
“estímulo-respuesta”
de tus notas (9 y 10)
de esas clases donde disecan el pensamiento
y lo presentan como un cubo de hielo

Vende a los rascacielos tu seguridad
de rinoceronte blanco, de ángel urbano
tu intuición de sobreviviente
tu brío de ignoto cometa
ese calor y ese empeño de persona con sueños

Otorga a más de 2
ese: “acepto”
ese: “nel, ni madres, no quiero”
ese: “¿sabes?, te amo”

Pero no el mismo poema………
Por que
no te conozco pero a veces te leo
leo tu poesía
cuando escribes: “el azul aquí y el cielo allá”,
o: “esto es un niño y aquello es cantar”,
o simplemente: “sigo de pie”.
Quisiera conocerte, por eso a veces te leo
leo tu poesía
como moneda en el bolsillo para jugar unos cuantos volados
como palabra para cocinar durante la muda tormenta
como un: “esto está jodido, pero hay que intentarlo”.
Leo tu poesía
como quien ve un recién nacido,
como otra oportunidad.

Comparte, pierde, tira
si así lo deseas
tu tiempo….
Pero tu poesía no
esa poesía que parece sonrisa
pero que es sonrisa
que de lejos parece mar
pero que es mar …..

Tu poesía no
por que voy a estar esperando,
aunque no te conozca, de cuando en cuando
que escribas
para leerte.

II
Un poema no cae 2 veces en el mismo lugar………
Tu poesía sí.

 


Oración 1

El viento murmuró una emboscada
la tendió entre la hoja de un árbol,
quedó mi oído atrapado
eran tuyas las palabras:

“Por favor, que sea feliz. No lo abandones.”

Traté de recordar nuestra noche más nocturna
la noche más descarnada
pero fue en esa noble emboscada
donde te hallé más desnuda:

en tu oración
aliento y calor
piel de Dios
labio y canción

Hoy
me cayó el amor
como hoja de árbol.

 

© Marcos Iván Ramos Espejel

83ariadna