índice del número

 

 

3 Poemas
porJuan Carlos Campos Delgado

 

Avanzar, evolución. ( Décima Espinela ).

Como si fuera imposible
deshacerse del pecado,
alejarse del pasado
cual estatua irreversible.
No es extraño ni insensible
que pretenda el corazón
contemplarse en otra opción,
corregir lo que agoniza,
será el progreso ceniza
entre fe y religión.

 

Las heridas de la piel. ( Sextina ).

¿Acaso existe un mundo diferente
donde vivir, sentir, y amar la vida
no nos cambie ni marque cicatriz?
 Mas el fugaz país que está en tu piel
¿no pretende anarquía y libertad?
Amarse es cosa simple, caminar.
Tras caer, revivir, y caminar
 al despertar, sintiendo diferente,
y beber tu calor de libertad,
arriesgarme a la muerte por la vida,
tatuarme tus oasis en mi piel,
no besar el pasado o cicatriz.
Olvida "corazón" tu cicatriz,
recita mi oración al caminar,
saqué de la memoria de la piel
 tu verso, suena siempre diferente.
¿Compondría canciones sin tu vida?
¿Sus acordes tendrían libertad?
¿Qué sería de mí sin libertad?
Anduve sin pasión con cicatriz;
 la vida sin pasión no sabe a vida,
 fui música sin voz al caminar,
menos mal que lo siento diferente
viviendo la aventura de tu piel.
Sintiendo la emoción crucé tu piel,
me hiciste conocer la libertad,
reinventaste la luna diferente,
calmaste de dolor mi cicatriz
pintaste de tu paso el caminar,
me obligaste a sentir el sol, la vida.
Por si te vas, pinté con nuestra vida
los tatuajes, oasis de mi piel,
 recuerda mi canción y a caminar
conociendo un país en libertad,
gracias a ti olvidé mi cicatriz
 volviéndome más fuerte, diferente.
¿Acaso diferente no es la vida
"amor", con cicatriz sobre la piel?
¿es o no es libertad, el caminar?

 

Sigo vivo. ( soneto ).

Camino cada día recordando,
fugazmente y por solo algún segundo,
"que sigue siendo humano el vagamundo",
aunque algunas miradas ignorando:

disimulan que existo, y me han borrado,
intentando acabar con lo que soy,
negando mis latidos, que los doy;
convirtiéndome en sal ya soy pasado.

Recorro cada tarde discutiendo,
a veces voy quedándome dormido;
 y sigo siendo un hombre, aún muriendo.

Yo seré poco más que un miserable,
mas tengo el alma plena aunque he sufrido,
sentirme hombre invisible, ser borrable.

 

 

 


© Juan Carlos Campos Delgado

76ariadna