í n d i c e  d e l  n ú m e r o


Tournée
por Eduard Nabal Aragón

 

Director. Mathieu Amalric
Guión: Mathieu Amalric, Marcello Novais Teles, Philippe Di Folco
Interpretes: Miranda Colclasure , Suzanne Ramsey , Julie Atlas Muz , Alexander Craven

 

Mathieu Amalric, uno de los mejores actores del cine europeo contemporáneo, se pone por primera vez tras las cámaras con un filme arriesgado y libérrimo pero lleno de vida, ironía y color. Tal vez se advierte el deseo de “decir muchas cosas” propio de un debutante pero las formas estilizadas y la sinceridad humana de su trabajo han seducido a gran parte del público y la crítica. “Tournée” es una peculiar historia de amor por el vodevil y sus pobladores, el espectáculo que busca un público fácil y difícil a la vez, pero también una historia de odio y desdén por los burócratas y los negociantes. Almaric se coloca como protagonista absoluto, interpretando con madurez y convicción, a un productor de televisión que inicia una nueva vida al frente de una troupe de cabareteras. Estamos ante una apuesta fresca y valiente en el que el protagonista de los filmes de Desplechin, Techiné, Assayas y tantos otros se acerca con humor, pero también con cierta melancolía, al mundillo del espectáculo.

El director y protagonista (maestro de ceremonias), huyendo de su pasado y de su presente, parece sentirse más a gusto en este grupo de mujeres de todas las edades que no se avergüenzan de sus cuerpos frente a sociedades y tipos humanos encorsetados en trajes de avaricia y grisura. Hay algo del cine de Federico Fellini con ecos de Bob Fosse y John Cassavettes en esta “Tournée” que tiene algo de viaje mágico y algo de trayectoria amarga, sobre la dificultad de conjugar el arte y la vida, la fantasía y la realidad, lo sueños y la cotidianeidad.

Padre de familia en crisis y amante de los pequeños placeres de la vida, el protagonista de “Tournée” se encuentra en un momento de confusión existencial que impregna alguno de los instantes de una historia contada sin ninguna prisa, tal vez con cierto histrionismo y autocomplacencia, pero sin descuidar ningún detalle en la puesta en imágenes, barrocas y a la vez desnudas, de este canto de amor a la libertad y la imaginación. Un debut extraño pues desprende un sabor a desencanto casi testamentario a pesar de su vitalidad y el dinamismo de su composición formal.

 

© Eduardo Nabal Aragón. Burgos 1970. Diplomado en Biblioteconomía y Documentación por la Universidad de Salamanca.

54ariadna